Los jugadores del Manchester City celebran un gol contra el Real Madrid

RAMOS FUE EXPULSADO

El Manchester City remonta y deja muy tocado al Real Madrid (1-2)

Publicación:26/02/2020 - 23:01h

Actualización:26/02/2020 - 23:12h

El Real Madrid tuvo una oportunidad de oro ante el Manchester City, pero quedó muy tocado en la Champions League. Isco marcó primero pero Gabriel Jesus y Kevin De Bruyne, de penalti, remontaron. Ramos fue expulsado

Ver calendario del FC Barcelona

El Real Madrid tiene complicada su supervivencia en la Champions League, ya que perdió en casa con el Manchester City. Tras un primer tiempo muy parejo, el marcador lo abrió Isco cuando mejor estaban los visitantes, penalizados por un error sacando el cuero jugado. Los de casa se confiaron y lo acabaron pagando, porque Gabriel Jesus y Kevin De Bruyne, de penalti, remontaron, y la vuelta en el Etihad Stadium se complicó por una dudosa roja a Sergio Ramos.

El encuentro arrancó con los dos aspirantes respetándose mucho, y con unas estrategias muy similares. Ambos aplicaban presión arriba para incomodar al rival en la salida de balón, y trataban de trenzar jugadas para buscar la espalda de la retaguardia. Pasaron 20 minutos con oportunidades alejadas de las porterías y más tanteo que ocasiones, hasta que una escapada de los visitantes llevó el silencio a la grada.

El primer intento peligroso lo puso Gabriel Jesus para encontrarse con un buen Thibaut Courtois, que no se alteró tras un derechazo algo centrado del brasileño. Kevin De Bruyne maravilló a los aficionados con un gran pase y el de Sao Paulo sentó a Raphaël Varane, que no estuvo demasiado hábil en una acción en la que tenía poco por tapar. Después de este chispazo bajaron las revoluciones, aunque no por mucho tiempo.

A la media hora de juego apareció Ederson para negar un gol a Karim Benzema, que se anticipó a sus marcadores y cabeceó cruzado. El cancerbero estuvo a la altura con un paradón, pero no pudo evitar que el esférico quedara muerto en el área pequeña. Ahí apareció Vinicius Jr para dejar otro de sus fallos estrepitosos, ya que, absolutamente solo, se resbaló y no pudo conectar con todo a su favor para marcar.

Unos instantes más tarde, Aymeric Laporte tuvo que pedir el cambio por lesión, pero tras la entrada de Fernandinho, los ingleses fueron poco a poco comiendo terreno a su oponente. De nuevo había más ruido que nueces sobre el terreno de juego, pero el susto regresó en el tiempo de descuento. Un córner despejado por Courtois lo empaló Gabriel y entre Sergio Ramos y Casemiron salvaron sobre la misma línea.

Los errores abren el marcador en Madrid

Al Madrid ya le pesaban las piernas antes del paso por vestuarios, y después quedó avisado por tres 'picotazos' de Riyad Mahrez. Primero lo probó con un zurdazo desviado y después atinó con el guardameta, con la izquierda primero y después con la derecha pero en ambas con victoria del belga, que una vez más fue providencial tras un regate en la zona de castigo y un contraataque en el que estuvo cerca de finalizar.

A la hora de partido los 'sky blues' se acordaron de que quien perdona lo acaba pagando, y fueron castigados por Isco. Eran los mejores momentos de los hombres de Pep Guardiola y no aprovecharon sus ocasiones, lo que les penalizó cuando Rodri se lio en la salida, Luka Modric robó el balón, Kyle Walker también erró al no bloquear a Vinicius y este se resarció con un pase de la muerte que liberó al malagueño.

Los visitantes se echaron arriba en busca del empate y dejaron espacios que los 'merengues' no supieron rentabilizar, y poco a poco se fue produciendo el efecto contrario. La efervescencia de los madridistas, espoleados por su diana, se apagó poco a poco y se impusieron las diabluras de De Bruyne y Gabriel Jesus. En una de ellas, el centrocampista caracoleó, centró y su compañero conectó con la testa. Hubo que revisar el VAR para comprobar si había falta sobre Sergio Ramos, pero el andaluz la deseaba demasiado y se dejó caer sin apenas contacto.

No habían pasado ni cinco minutos cuando los de Zinedine Zidane se llevaron otro golpe, con un penalti de Dani Carvajal sobre Raheem Sterling. El inglés tiró la diagonal por la izquierda y se echó el balón largo, el lateral picó y le barrió sin discusión. La jugada se fue a los once metros, y De Bruyne quién sino, ganó la batalla de la selección con un golpeo raso y ajustado ante el que no pudo hacer nada Courtois.

Para colmo de males, aún quedaban desgracias para el Real Madrid, que perdió a Sergio Ramos para la vuelta por una roja. Casemiro y Varane no se entendieron y el capitán tuvo que perseguir a Gabriel, que también se dejó caer con un braceo del español que no era para tanto. El árbritro lo vio claro y sus asistentes también y pese a las ocasiones finales, el electrónico no se movió más. Europa se tambalea a la espera del Clásico.

Hoy destacamos

Lo más leído