El FC Barcelona, celebrando un gol marcado al Getafe

EL BARÇA ACABÓ PIDIENDO LA HORA

Este Barça se ha abonado al sufrimiento... Y a la afición no le gusta nada

Publicación:15/02/2020 - 21:31h

Actualización:15/02/2020 - 21:32h

El FC Barcelona se está acostumbrando últimamente a ganar por la mínima, y a sufrir más de la cuenta en partidos que tiene controlados. Ante el Getafe, se escucharon algunos silbidos en el Camp Nou

Ver calendario del FC Barcelona

El Barça amarró los tres puntos este sábado contra el Getafe y consiguió superar a uno de los equipos más férreos y competitivos de LaLiga Santander 2019-20. Sin embargo, no fue suficiente. Los culés sufrieron las acometidas azulonas durante varios tramos del partido, y en la segunda mitad no fueron capaces de aprovechar la ventaja de 2-0 para tener más posesión y lograr el gol de la sentencia.

El 2-1 de Ángel Rodríguez puso las cuerdas al FC Barcelona, que desde el minuto 66 vio cómo el Getafe dio un paso hacia arriba. De no ser por Ter Stegen y por algo de suerte, los madrileños habrían marcado el 2-2 y los tres puntos se habrían convertido en uno. Cierto es que el Barcelona también tuvo ocasiones para ampliar la ventaja, pero la debilidad defensiva y la falta de control del juego están sacando cada vez más de quicio a la afición.

Prueba de ello es que a lo largo del partido hubo momentos en que el público azulgrana silbó a los suyos. Y con razón. Ya no sólo por lo visto en el duelo de este sábado, sino porque desde la llegada de Quique Setién al banquillo culé todas las victorias han llegado por la mínima a excepción de la 'manita' frente al Leganés en Copa del Rey (1-0 ante el Granada, 1-2 frente al Ibiza, 2-1 contra el Levante, 2-3 ante el Betis y este último 2-1 frente al Getafe). Todo ello, además, sin contar las derrotas ante Athletic (1-0) y Valencia (2-0) lejos del Camp Nou.

Han cambiado algunas cosas en cuanto a estilo de juego, pero lo que no ha cambiado es la fragilidad defensiva de un Barça que, si verdaderamente desea luchar por los títulos de Liga y Champions, debe mejorar a marchas forzadas. No hay duda de que llegarán tiempos mejores y de que lo que realmente importa a día de hoy es ganar los partidos sea como sea, pero el Barça tiene calidad suficiente como para hacerlo con mayor holgura.

La eliminación en cuartos de final de la Copa del Rey ha propiciado que el Barça tenga más días de descanso entre partido y partido hasta que lleguen los octavos de Liga de Campeones. Es necesario aprovecharlo para dos cosas: que los jugadores estén más frescos y que asimilen con tiempo las directrices del cuerpo técnico de Quique Setién, tanto en ataque como en defensa.

Un toque de atención para que el Barça despierte

El talento ofensivo del Barça -y sobre todo Messi- casi siempre acaba decantando la balanza del gol, pero en la otra parte de la cancha Ter Stegen no da abasto. Los silbidos del barcelonismo, en este sentido, deben tomarse no como una crítica injustificada al rendimiento del equipo, sino como un toque de atención de cara a los grandes desafíos que están por venir.

De la misma forma que el navegante que avista tierra y avisa a sus camaradas a bordo, la afición culé está viendo indicios de una futura catástrofe en lo que a títulos se refiere esta temporada. Sabe que el Barça aún está a tiempo de dar un golpe de timón y enderezar la situación, así que de ahí los silbidos escuchados en el Camp Nou. ¿Harán caso los jugadores y el técnico? Si tienen la ambición y mentalidad que requiere jugar en el Barça, más les vale.

Contenido relacionado
Hoy destacamos

Lo más leído