Ronald Koeman, felicitando a Zidane tras el Clásico entre el Barça y Madrid

LA BATALLA QUE 'GANAN' LOS MERENGUES

El factor 'extra' del Real Madrid que el Barcelona envidia

Publicación:15/04/2021 - 18:39h

Actualización:15/04/2021 - 22:28h

El pase a 'semis' de la Champions League, el Clásico, las victorias sin 'estrellas'... Y la lista de factores que el Barça envidia al Real Madrid

Ver calendario del FC Barcelona

El FC Barcelona, al menos en los últimos dos o tres años, ha dado un paso atrás. Los blaugrana tienen al mejor jugador del mundo y una plantilla llena de estrellas, con fichas astronómicas y una extensa lista de reconocimientos individuales, además de un talento nato y trayectorias importantes. Sin embargo, si hay algo que se ha repetido recientemente es que se 'caen' en las noches más importantes y dejan a su paso un sinfín de dudas que terminan convirtiéndoles en un equipo vulnerable y 'fácil' de vencer a los grandes rivales. 

En una situación diferente, que no significa que sea mejor, está el Real Madrid, con una fuga enorme de estrellas y un vestuario modesto, con jugadores importantes y talentosos pero que, la mayoría, no lidera la lista de los mejores en sus respectivas posiciones. Porque sí, tienen a Luka Modric, Toni Kroos o Casemiro, los centrocampistas de las tres Champions consecutivas y los mejores de los últimos años, o Sergio Ramos, que sigue siendo uno de los centrales más destacados en el mundo, pero tienen una plantilla menos vistosa, sin casi estrellas y pocos jugadores. 

Es cierto que ambas plantillas, tanto la del Barça como la del Madrid, se han quedado 'cortas' y, en medio de la pandemia se han visto muy perjudicados por la enorme lista de lesiones y los cortos plazos entre partidos (que provoca que se pierdan más enfrentamientos los jugadores), pero la gran diferencia es cómo se ha gestionado o manejado los recursos y allí, precisamente, la Casa Blanca deja 'humillado' a los blaugrana (y les deja una lección). 

Sin embargo, antes de las 'lecciones' del Madrid, también hay que apuntar que a la cabeza del equipo está un Zinedine Zidane que se ha proclamado no sólo como un amante de los retos, sino como un apasionado de ganarlos. Al francés y a su equipo le han dado por vencido mil veces y se han levantando venciendo mil y una oportunidades más. Es un estratega y líder, con una capacidad inmejorable para leer los partidos y los planteamientos de sus rivales y dejar atrás a los entrenadores a los que se enfrenta. 

En menos de 14 días, dio la mejor prueba de ello. El Madrid no llegaba como favorito ni a los cuartos de la Champions League, ante el Liverpool, ni al Clásico, frente al Barça, y salió victorioso de ambos. ¿La responsabilidad? probablemente sea en un 70% del planteamiento efectivo de 'Zizou' y el otro 30% de la resistencia, compromiso y talento de sus jugadores, que no es poco. En cuestión de nueve días, el galo superó a Jürgen Klopp y Ronald Koeman, dos entrenadores con mucha más trayectoria y experiencia que él para demostrar, una vez más, que probablemente nadie pueda repetir lo que él ha hecho con un Madrid en crisis. 

El acierto de Zidane

Contra el Barça, en específico, se pueden sacar muchas conclusiones importantes que van mucho más allá de la influencia o no que pudieron tener las decisiones arbitrales. Zidane neutralizó por completo el 5-3-2 de Koeman, que había sido el dibujo que 'resucitó' al Barça en este 2021. Lo impresionante, sin embargo, es que llegaban con una defensa muy débil y que, a simple vista, podía ser fácil de superar. Nacho y Militão, sin embargo, frustraron todas las opciones de Leo Messi y compañía, pero el acierto del francés en ese partido se vio reflejado en las bandas, sobre todo en la primera parte. 

Jordi Alba y Sergiño Dest, reconvertidos en extremos con el nuevo dibujo, quedaron retratados por sus rivales y tuvieron unos de sus peores 45 minutos de la temporada, por no decir que los peores. Zidane, consciente del gran papel de Alba en la ofensiva, incluyó a Fede Valverde en su planteamiento para 'proteger' su banda derecha. Y le salió de maravilla. El uruguayo, que es imparable, dejó retratado a Alba y todos los centrocampistas con una carrera descomunal desde su campo que terminó con un pase a Lucas Vázquez y el gol de Benzema de taco. Por la otra banda, Vinicius fue una pesadilla para Dest (le recordó a la noche en el Camp Nou frente al PSG y Mbappé). El brasileño desbordó a placer y se impuso con su velocidad. 

A partir de allí, el Barça perdió fuerza ofensiva y, si Lucas Vázquez no se hubiese lesionado y Valverde no estuviese tocado, el partido habría sido una completa pesadilla. El Barça se aprovechó del bajo nivel de Odriozola por la banda, pero ni siquiera fue suficiente para remontar el marcador, a pesar de que hubo suficiente tiempo (sin basar la derrota únicamente en los cuatro o cinco minutos que el colegiado no añadió). 

La fuerza, creer, resistencia... 

Si bien es casi inexplicable que con una defensa inferior y jugando con Mariano, Odriozola y jugadores suplentes, el Madrid aguantara ante el Barça en el segundo tiempo, la hazaña se repitió en Anfield unos días después. Es innegable que el Liverpool mostró, probablemente, su peor versión de los últimos años, pero también se encontró a un Thibaut Courtois inspirado, a una pareja de centrales (Nacho-Militão) con mucha confianza y un centro de campo que aliviaba la presión de los de Klopp. La suma de los 'detalles' que bien sabe cuidar Zidane fueron la clave para volver a las semifinales de la Champions League. 

Y eso no significa que el francés sea el mejor entrenador del mundo, o que su planteamiento táctico sea perfecto, menos todavía que tenga la 'flor', sino que habla de cómo aprovecha sus recursos y le saca el mayor brillo posible para conseguir estar donde están (con posibilidades de ganar la Liga y Champions). Comparado con el Barça, sin menospreciar nunca el trabajo de Ronald Koeman y sus esfuerzos para 'resucitar' a los blaugrana, la situación es diferente y los 'Caso Griezmann', y la irregularidad del francés o la interminable lucha con Coutinho, antes de lesionarse, se presentan como los peores escenarios. 

¿Tiene que ver la historia? 

No es secreto que la Champions League es la predilección del Real Madrid y el significado que tiene la competición para los madridistas, y que lo de Anfield fue una prueba de que resistir también es ganar pero... ¿Eso tiene algún efecto 'extra' en los madridistas? Porque, evidentemente, cuando estaba la 'BBC' (Bale, Benzema y Cristiano) era más fácil entender que el Madrid llegase a unas semifinales de la Champions, pero con una delantera liderada por Benzema (indiscutible, por su talento y el haberse puesto en los hombros al equipo), acompañado por Vinicius Jr o Marco Asensio, además de tener a Mariano, Rodrygo en el banquillo y con su estrella, Eden Hazard, lesionado constantemente... 

No hay estrellas y eso magnifica la hazaña del Madrid que, si termina la campaña con algún título, será recordado como algo histórico considerando todas las veces que ha estado en punto de quiebre a lo largo de los últimos meses. En definitiva, si hay algo que hay que resaltar de este equipo, aunque sea más que complicado, es que la fuerza, resistencia, capacidad de reacción y el no darse por vencido, además del liderazgo desde las oficinas hasta el vestuario, con Florentino Pérez, Zidane y Sergio Ramos como protagonistas, son aspectos que cualquier equipo envidia y quiere... Y de lo que el Barça tiene que aprender. 

Próximo partido del FC Barcelona

La Liga | Jornada 37
FC Barcelona
Celta de Vigo

FC Barcelona - Celta de Vigo

Domingo, 16 de mayo de 2021 18:30h
Estadio Camp Nou
Calendario FC Barcelona
Contenido relacionado
Hoy destacamos

Lo más leído