Joan Laporta y Florentino Pérez, presidentes del FC Barcelona y Real Madrid

UNA VERDADERA BATALLA

Barça y Madrid, líderes de una guerra imposible

Publicación:27/06/2021 - 00:15h

Actualización:27/06/2021 - 03:37h

Las 'peleas' ya no son únicamente en el terreno de juego. El Barça y Madrid, enemigos históricos, son los dos clubes que están al frente de una guerra muy difícil de ganar

Ver calendario del FC Barcelona

El fútbol ha cambiado, indudablemente, con el pasar de los años. No se trata únicamente de la táctica, las pizarras, los entrenamientos, el 'scouting' o todo lo relacionado directamente al aspecto deportivo. Si hay algo que ha variado (en algunos cubes) es la forma de ingresos económicos. Con la aparición de los clubes Estado, se ha ampliado la brecha con respecto a otros equipos con modelos más 'tradicionales', como lo son el FC Barcelona y Real Madrid, entre otros tantos. 

En 2012,el París Saint-Germain pasó a ser propiedad de Qatar Investment Authority, fondo soberano del país árabe y presidido por Nasser Al-Khelaïfi. Desde entonces, el conjunto parisino ha vivido una burbuja económica en la que parece que no existe la palabra 'crisis' o 'pérdidas' y, si llegasen a existir, tienen el perfecto antídoto en las mismas oficinas del Parque de los Príncipes. 

Es un modelo que del que otros clubes, como el Manchester City, también son protagonistas. En el caso de los 'citizens', comenzó mucho antes, en 2008, cuando el club pasó a ser propiedad de Abu Dhabi United Group. El jeque, Mansour bin Zayed Al Nahyan, es parte de la familia real de Abu Dhabi. Un 'prefacio' para entender, de cierto modo, la diferencia abismal que pueden tener estos clubes, económicamente hablando, sobre el resto de equipos, más allá del Barça y Madrid.

La batalla más complicada

Sin embargo, han sido precisamente estos dos quienes se han vestido de líderes, a través de sus presidentes, para luchar contra los clubes Estado que, definidos por Javier Tebas, presidentes de LaLiga, "son un peligro que no se había visto antes" y algo que puede llegar a acabar el fútbol tal y como lo conocemos hoy en día. Curiosamente, quienes deberían defender al balompié, "que es de los fanáticos", son quienes dan más facilidades a los jeques y le ponen en bandeja más poder en Europa. 

Y es que no es casualidad que Nasser Al-Khelaïfi, presidente del PSG, haya sido nombrado como el nuevo presidente de la ECA, la Asociación Europea de Clubes, unos días después de que se anunciara la Superliga. Tampoco lo es, evidentemente, que Aleksander Ceferin anunciara que la UEFA iba a flexibilizar su postura con respecto al Fair Play Financiero que, sí, Barça, Madrid o cualquier otro equipo puede 'agradecer' pero que son los clubes Estados los que más se benefician con sus plantillas millonarias. 

Y es que es una 'medida' para que los que tienen más ingresos puedan seguir rompiendo el mercado y firmando traspasos astronómicos, como el de Wijnaldum, al que el PSG le ofreció el doble de dinero que el Barça. Así, otros casos más, hasta que llegue un punto, tal vez muy cercano, que sean ellos quienes dominen por completo el mercado, porque serán quienes puedan pagar 50, 60, 70 y 80 millones por jugador (o incluso más), dejando al resto en una situación, indudablemente, de desventaja. 

Es una guerra, en todo su sentido, que tomó más fuerza con la irrupción de la Superliga y el intento de llevarla a cabo, donde sí estaba el City (en principio), pero no el PSG. La idea de Florentino Pérez y compañía, cabe recordar, era que los clubes fueran los que recibieran el ingreso por el dinero que ellos mismos generan (en una explicación sencilla) por los derechos televisivos y patrocinios, una idea que no le sentó muy bien a la UEFA y de allí que forzaran (directa o indirectamente) a los ingleses, Atleti, Inter y AC Milan a abandonar el proyecto. 

La Superliga, una 'traición' para la UEFA

Es cierto que la Superliga y su modelo tiene que sufrir muchos cambios, pero si hay una realidad es que sería una gran solución para los clubes, sobre todo después de la pandemia del coronavirus, que ha dejado a la mayoría de los equipos en una situación delicada y con deudas. Prueba de ello, las cuentas de equipos más 'modestos' como la Roma o tantos de Inglaterra, no sólo los 'grandes'.

Es por eso que el presidente azulgrana, en la Asamblea General, defendió el proyecto y apuntó, además, que "a nosotros, que defendemos los intereses del Barça, unos funcionarios que ni arriesgan ni invierten no chafarán ni faltarán al respeto el sentimiento barcelonista. Tenemos más de 122 años de historia y solo por pensar no nos harán pedir perdón. No tenemos que pedir perdón por pensar y por querer ser amos de nuestro destino en el mundo del fútbol. Y menos pagaremos sanciones". 

Sin embargo, todo esto ha sido una 'traición' para la UEFA y han sido los tres clubes que quedan en el barco los que han quedado señalados, como los culpables de una 'revolución' innecesaria para los directivos en Nyon, Suiza, pero urgente para que los clubes sigan a flote porque, si hay algo cierto, es que la situación puede ser más grave aún si no hay un cambio de inmediato (que, 'spoiler alert', no es el nuevo formato de la Champions League). 

Próximo partido del FC Barcelona

Amistosos | Partido único
FC Barcelona
Girona

FC Barcelona - Girona

Sábado, 24 de julio de 2021 19:00h
Estadi Johan Cruyff
Calendario FC Barcelona
Hoy destacamos

Lo más leído