Gareth Bale se marcha del campo tras otro mal partido

EL CELTA PROTESTÓ MUCHO LA JUGADA

Bale pudo ver la roja por una entrada durísima e inexplicable a Rafinha

Publicación:17/02/2020 - 07:35h

Actualización:17/02/2020 - 07:35h

Gareth Bale volvió a no tener su noche y su partido pudo haber acabado antes de tiempo si el árbitro llega a ver bien una entrada que le pudo costar la roja. El galés entró por detrás sin posibilidad de llegar al balón, pero solo vio amarilla

Ver calendario del FC Barcelona

El Real Madrid no pudo pasar del empate a dos contra el Celta de Vigo este pasado domingo por la noche en el Santiago Bernabéu. Los blancos fueron perdiendo bastante tiempo, pero en la segunda parte lograron remontar el tanto inicial de Smólov, que adelantó a los celtiñas. Toni Kroos y Sergi Ramos, de penalti, le dieron la vuelta al marcador, pero los blancos se confiaron y se dejaron empatar a falta de poco más de cinco minutos para el final.

Santi Mina igualó el choque ante la pasividad de la defensa merengue, que en esta ocasión fue todo lo contrario a inexpugnable. Los de Zinedine Zidane intentaron ganar a la desesperada, pero no pudieron contra el muro que plantaron los gallegos en Madrid. Al final, se quedó en el marcador un empate que acerca al FC Barcelona al liderato de LaLiga solo un par de semanas antes del gran Clásico del Bernabéu.

El choque, como casi siempre, también tuvo polémica y dejó varias jugadas que habría que analizar. La que más protestó el Celta, por encima incluso del absurdo penalti de Rubén Blanco sobre Eden Hazard, fue una entrada muy dura de Gareth Bale que el árbitro decidió saldar solo con amarilla. El galés inexplicablemente entró por detrás sin posibilidad de robar el balón y le pudo hacer mucho daño a un Rafina que se dolió durante más de un mimuto.

Con el reglamento en mano, el extremo del Madrid debió ver la tarjeta roja, ya que es demasiado agresiva y no tiene ninguna opción de jugar la pelota. Era el minuto 71 de encuentro y los madridistas todavía ganaban 2-1 cuando el británico mereció ser castigado con la expulsión. No es la primera vez que el ex del Tottenham hace da una patada de este estilo, ya que hace unos años lo hizo con Samuel Umtiti y lo ha repetido en otras ocasiones.

El VAR no avisó al árbitro del choque, Alberola Rojas, que prefirió dejar la sanción en solo una amarilla que le dejó en el campo. Los jugadores del Celta de Vigo protestaron mucho esa decisión e incluso se quejaron después del partido. Quién sabe qué hubiera pasado si Bale llega a irse a la calle a falta de más de 20 minutos para el final. Lo que es seguro es que el Madrid volvió a acabar con 11, pero se mereció acabar por segunda jornada consecutiva con 10.

2ª entrada seguida de roja tras la de Ramos

Hay que recordar que hace una semana fue Sergio Ramos quien pudo haberse ido a la calle tras otra entrada temeraria a Rubén García en el Osasuna-Madrid. El sevillano se llevó en esa ocasión la pelota, pero se arrastró en el suelo por la inercia con los tacos por delante y pudo haberle hecho mucho daño al valenciano. El árbitro no vio nada y desde el VAR tampoco, algo que indignó a muchos después del partido y que provocó que hubiera mucha polémica.

Hoy destacamos

Lo más leído