Joan Laporta y Florentino Pérez, presidentes del FC Barcelona y Real Madrid

UEFA INSISTE EN AMENAZAS

Barcelona, Real Madrid y Juventus no se bajan...¿Qué sigue?

Publicación:8/05/2021 - 20:51h

Actualización:10/05/2021 - 01:39h

El Barcelona sigue de pie en el proyecto de Superliga junto a Real Madrid y Juventus, insistiendo en que el debate es la vía adecuada y no las amenazas

Ver calendario del FC Barcelona

Barça, Real Madrid y Juventus dejaron su postura en firme tras los anuncios de la UEFA en relación a los clubes que quieran seguir adelante con la Superliga, haciendo valer las medidas legales que tendrán a favor y los límites que no debería traspasar el ente europeo de fútbol que solo se ha comunicado en tonos amenazantes.

Si bien es cierto que las reacciones no fueron las esperadas, también los clubes insisten en que ninguna de las negativas expuestas tienen razón de ser y que lo pueden explicar, además de asegurar que muchas de estas posturas opuestas llegaron tras las palabras de la UEFA y FIFA, indicando que la medida de estos equipos sería un “secuestro” al fútbol.

“Los clubes fundadores de la Superliga han recibido - y continúan recibiendo – presiones, amenazas y ofensas para que abandonen el proyecto y su responsabilidad y derecho de aportar soluciones al ecosistema del fútbol a través de propuestas concretas fruto del diálogo constructivo. Esto es inaceptable en un estado de derecho y los Tribunales ya se han pronunciado sobre el proyecto de la Superliga ordenando a FIFA y UEFA, con rotundidad, que se abstengan mientras se tramita el procedimiento judicial, directamente o a través de sus entidades afiliadas, de realizar cualquier actuación que pueda penalizar a los clubes fundadores o que vaya contra la Superliga, reconociendo de este modo la apariencia de buen derecho de dicha iniciativa”. Así comienza el comunicado de los tres clubes.

Pero, ¿ahora qué? ¿Quién tiene la pelota en su tejado? Cabe recordar que solo entre Real Madrid y Barcelona hay 18 Champions en la vitrina, por lo que la amenaza de excluirlos dos años de la competición no es más que una medida de presión mediática a la que la UEFA no accedería de forma práctica al menos con 90% de seguridad.

Los ingresos de la campaña pasada demuestran lo obsoleto del modelo de UEFA en la repartición de dinero cuando se habla de competencia, con el PSG como el más beneficiado económicamente pese a ser sub campeón, además del Barcelona en tercer lugar por encima de dos semifinalistas. Messi, Neymar y Mbappé son la verdadera “competencia” en este modelo.

El “market pool” evidenció que los ingresos van acorde a los enfrentamientos y sobre todo a los jugadores que haya en cada club, basta con echar un ojo al Real Madrid de los galácticos o el Barcelona del sextete para confirmar esto. Pero Ceferin tiene otro norte y es a lo que el futuro apunta de forma preocupante.

Mientras muchos apuntan de forma indiscriminada a los clubes que permanecen firmes y atacan a Florentino al punto de compararlo con Al Capone, Ferdinand olvida por qué ficho por el Manchester United y los aficionados de este club olvidan a quien se debe su estabilidad financiera. Lo mismo pasa con Liverpool y Chelsea.

El presidente de la UEFA no tuvo reparos al indicar que se “debe” proteger la inversión que llega para los clubes europeos, algo que debe traerle muy contento con la final de Champions en la que se enfrentan los capitales rusos y árabes. Muy de socios y aficionados esto.

Por puro ejercicio matemático que anula la “lógica” romántica de quienes usan la Superliga como palanca y demagogia, se debería recordar cuánto costaron Mbappé o Neymar, semifinalistas esta temporada y sub campeones el año pasado en la Champions.

Su costo de ficha supera con creces el ingreso que tuvo el PSG por llegar a la final y si nos vamos más atrás, el Bayern fue campeón y con los ingresos solo pagaría el fichaje de Lucas Hernández y de Tolisso, incluso tendría que poner algo más. Salarios aparte y esto, solo hablando de titulares en la plantilla del primer equipo masculino, sin contar el femenino, cuerpo técnico de ambos y cada empleado de la institución que esté aquí.

El fair play financiero será ampliado y justo Guardiola soltó que la clave es “comprar todos los jugadores buenos que sea posible”, lógica que aplicó en defensa para por fin meter al City en una final de Champions. También el Chelsea, que en plena pandemia hace una inversión categórica y de no ser por la cátedra de fútbol ante el Real Madrid, seguirían llevando palos por como jugaron ante el Porto.

“Más de 5 mil millones de pérdidas entre los clubes fundadores y quieren que no digamos nada” espetó Florentino en una de sus comparecencias en la prensa, el primer valiente en este proyecto al poner la cara y siempre escudado por Laporta, que no da un paso atrás y se mantiene firme en la Superliga.

“En conclusión, reiteramos ante FIFA, UEFA y todos los actores del fútbol, como ya hemos hecho en diversas ocasiones desde el anuncio de la Superliga, nuestro compromiso y firme voluntad de debatir, desde el debido respeto, sin presiones del todo intolerables y con respeto al Estado de Derecho, las soluciones más apropiadas para la sostenibilidad de toda la familia del fútbol”. Esas palabras, las más acertadas para la situación actual, resumen bien lo que sucederá.

Porque ni estarán fuera de Champions, ni dejará de presionar la UEFA, seguramente el pulso seguirá hasta que los inversionistas cobren el dinero de los que se bajaron del barco o hasta que más clubes ingresen el dinero necesario al menos, para no tener pérdidas.

Terrorífico tercer escenario

El supuesto y poco probable caso en el que la UEFA decida sacar dos años de Europa a Real Madrid, Barcelona y Juventus, detonaría un dominó imparable que solo generaría una gran pérdida al fútbol en general, poniendo en bandeja de plata este deporte al servicio de los grandes inversores en proyectos como el del Valencia.

Contenido relacionado
Hoy destacamos

Lo más leído