Nélson Semedo, durante un calentamiento

EL LUSO TAMBIÉN FUE VÍCTIMA

Nélson Semedo lamenta el último episodio racista en Portugal

Publicación:18/02/2020 - 20:37h

Actualización:18/02/2020 - 20:37h

El jugador del Oporto Moussa Marega abandonó un partido de la liga portuguesa tras recibir insultos racistas, un gesto apoyado por el azulgrana Nélson Semedo

Ver calendario del FC Barcelona

El pasado fin de semana, Moussa Marega, delantero del Oporto, fue víctima de insultos racistas en el partido que su equipo disputó en el estadio del Vitoria Guimaraes. El futbolista africano no aguantó la actitud de los aficionados locales y, en señal de protesta, decidió dejar de jugar el partido y marcharse del campo, pese a que algunos de sus compañeros y rivales trataron de evitarlo.

En unas declaraciones al diario 'Público', Nélson Semedo, jugador del FC Barcelona, recordó que sufrió algo similar en el mismo estadio Alfonso Henriques hace años, cuando era jugador del Benfica. "Hoy habría actuado de manera diferente. No era tan maduro en ese momento. Habría hecho exactamente lo que hizo Marega. Hubiera dejado el campo", aseguró.

"Habría hecho lo mismo que Marega"

Nélson Semedo incluso lamentó que, cuando le tocó a él sufrir insultos racistas por parte del público del Vitoria Guimaraes, pese a que recibió el apoyo de sus compañeros y del club, parte de la opinión pública portuguesa se le echó encima. "Recuerdo haber leído un artículo en el que criticaron mi gesto, diciendo que el cliente siempre tiene razón y que la única interacción permitida entre un jugador y el aficionado es un aplauso. Ciertamente no estarían esperando que aplaudiese un acto de racismo", recordó.

Dadas las circunstancias, el lateral azulgrana considera que el encargado de parar los partidos si hay cánticos racistas debe ser el árbitro. "La primera persona en reaccionar en este tipo de situaciones tiene que ser el árbitro. En mi opinión, lo que el árbitro tiene que hacer es dar por finalizado el encuentro y no esperar a que un jugador sufra tanto que tenga que hacerlo él", consideró.

Semedo lamentó que el racismo no solamente se vive en Portugal, sino a nivel global. "En el fútbol, ​​los actos de racismo se han vuelto cada vez más comunes por falta de castigo o por un castigo leve por parte de la UEFA o de los responsables de cada Federación. Los actos de racismo, independientemente de dónde ocurran, deben ser castigados como un delito. Lamentablemente, el racismo es un problema muy presente en la sociedad", sentenció.

Un caso parecido al de Eto'o

Nuevamente, Semedo aprobó el gesto de Marega: "Lo que sucedió en Guimaraes fue desafortunado. En el fútbol, ​​como en todo en la vida, no puede haber lugar para el racismo. Marega fue muy valiente por dejar el partido". Hay que recordar que el maliense abandonó el campo en una actitud parecida a la que tomó Samuel Eto'o, siendo jugador del Barça, hace años en un partido contra el Real Zaragoza en la Romareda.

Contenido relacionado
Hoy destacamos

Lo más leído